lunes, 5 de diciembre de 2011

Mi paso por la FIl de Guadalajara ( cuarta entrega)

Otro de los momentos más interesantes de Filustra fue la visita de Anthony Browne donde el autor de cuentos infantiles compartió sus historias, con algunas  experiencias de vida y otras  profesionales. “Sería arrogante venir y decirles lo que tienen que hacer con su trabajo, lo que quiero contar es cómo llegué a hacerlo y cómo ha sido ese proceso”, dijo como introducción a su plática.

Desde un primer momento me llama la atención el parecido de esos ojos
azules con los de su personaje más famoso: el mono Willy.

Hablando sobre su vida, nos contó sobre su familia, la relación con su hermano 2 años mayor y su padre a quienes tenía como compañeros de juegos y admiraba profundamente. También nos platicó sobre su fascinación por los deportes y en especial por el rugby.
En cuanto a sus estudios, cuenta que el siempre dibujo, desde pequeño dibujaba por placer y no tenía mucho acceso a libros ilustrados, pero su padre también dibujaba por placer y eso lo alentaba.
Más adelante, cuando debía elegir algo para estudiar, se inclino por el diseño gráfico, aunque confesó que no le gustaba pues no tenía ningún interés en diseñar logotipos, pero de algo había que vivir. Durante los años que fue jugador de rugby empezó a hacer ilustraciones relacionadas con ese deporte, y a armar pequeños libros.
Cuando tenía 17 años su padre murió de un infarto en frente de él, lo cual fue una experiencia muy traumática que lo llevó a  una etapa más bien oscura.
En esa época trabajó ilustrando temas médicos. Tenía que estar en las operaciones y dibujar los órganos del cuerpo humano. “Estaba obsesionado con el cuerpo, pensaba que lo único que somos era vasos sanguíneos y pedazos de carne, eso era lo único que parecía existir, me parecía fascinante pensar en la muerte".

Mas tarde consiguió un trabajo más creativo ilustrando tarjetas de felicitación, y al poco tiempo comienza a trabajar en libros para niños.
Imagen proyectada de Willy dibujando
Browne comentó: “Willy es un personaje que inventé o descubrí, o conocí en los años ochenta, y no estoy muy seguro de donde vino solo apareció y me he dado cuenta que en gran medida tiene que ver con mi propia historia, me gustan los gorilas pues son muy expresivos”.

Sobre las fuentes de sus ideas, Browne expresó que en su caso pueden venir de cualquier lugar: películas, recuerdos u otras pinturas, pero en una oportunidad tuvo problemas por utilizar referencias a la obra de Magritte: “en unas ilustraciones de Willy  en lugar de manzanas en la cara de una persona, empecé a hacer bananas y me pareció divertido (…) porque es una manera de acercar el arte a los niños” pero tuve problemas legales con los representantes del pintor, que sólo estaban buscando ganar dinero., finalmente llegamos a entendernos. Sin embargó incitó a tomar prestadas ideas de donde sea y mezclarlas con la imaginación. “Es lo que hacen los niños, todos los niños son surrealistas”, al tiempo que mostraba una diapositiva con un dibujo hecho por el a los 6 años donde hay un par de piernas de niño y de uno de los calcetines sale un pequeño pirata.

Dalí y Boticcelli segun Browne

“Todas las obras que he hecho se basan en esta simple idea: el juego de las formas, al que yo jugaba con mi hermano y que todo el mundo de cualquier edad puede jugar. Todos los niños de todo el mundo inventan sus propias versiones del juego de las formas. Es la base de cualquier concepto relacionado con la creatividad (…) Las reglas son muy simples: una persona dibuja una  forma abstracta, otra, de preferencia con un color diferente, la continúa y la transforma en algo. Todos los niños lo juegan, es una pena que de adultos perdamos en buena parte el contacto con nuestra imaginación visual”

1 comentario:

Lola Azul dijo...

Me ha gustado mucho. Conozco algunos libros ilustrados de este gran artista pero desconocida parte de su 'lado humano'. ¡¡Gracias!!